Blog Sin categoría

El ágora de las letras cierra sus puertas

despedida-el-agora-de-las-letrasCuando el pasado mes de noviembre abrí las puertas de El ágora de las letras, no imaginé ni por un momento que su vida sería tan corta. Después de varias semanas de duro trabajo había conseguido poner en marcha un blog en el que los eventos literarios —a menudo muy olvidados, a excepción de grandes citas como las Ferias del Libro de Frankfurt o Guadalajara y, en territorio patrio, Madrid, San Jordi o Liber— eran los protagonistas.

Para la “puesta de largo”, encargué una presentación muy molona (pincha aquí si todavía no la has visto), unas tarjetas con un toque original y creé un contenido que, a base de robarme alguna que otra hora, resultaba bastante atractivo dentro de su temática. Por no hablar del super lead magnet: Un checklist completo para eventos literarios. El resultado no era especialmente llamativo, pero estaba bien. No obstante, siete meses después, seguía sin captar al público. Mi estrategia no fue, quizá, la más apropiada.

Los que me seguís en “Confesiones de una escritora desinspirada sabéis que si peco de algo, es de perfeccionista, y no poder llevar El ágora de las letras tal como había imaginado en un principio era —y es— frustrante. No cumplir con el calendario editorial, no actualizar la agenda, no generar contenido en las redes… son pequeños detalles que, juntos, se convirtieron en una gran bola que acabó por devorarme. Y os puedo asegurar que ilusión y empeño no me faltaban. Pero, a veces, por diferentes razones, las cosas no salen como uno las planea.

En todo caso, el motivo de mi despedida no es exactamente ese: Es el Reglamento General de Protección de Datos, que entra en vigor de forma definitiva hoy, 25 de mayo. Llevar el idílico blog que había soñado supondría, entre otras cosas, tener que hacer públicos mis datos personales para así cumplir con la ley. Y ese trámite es algo que no me planteo, ya que, para mí, El ágora de las letras es un hobby.

Así que, muy a mi pesar, toca despedirse; pero no sin antes agradecer a tod@s aquell@s que de una manera u otra colaborasteis con El ágora de las letras. Y en especial a ti, que estás leyendo estas líneas.

Gracias de corazón y hasta pronto.

Cristina P. García