Blog Miscelánea

Cosplay literario: los personajes más fantásticos toman las calles

cosplay-cabecera

Seguramente a los amantes del mundo del cómic (en especial los de estética manga), de la literatura fantástica, de ciencia ficción y de terror, el término cosplay les resultará familiar. En mi caso, tengo que reconocer que no soy lectora habitual de estos géneros, así que verme rodeada en la pasada edición de la Feria del Libro de Frankfurt (aquí te dejo un amplio resumen de la misma) por cientos de personajes extravagantes salidos de las páginas de estos libros me resultó un tanto llamativo. De hecho, picó mi curiosidad hasta el punto de dedicar el presente post a este fenómeno, muy de moda en los últimos años.

Pero ¿qué es el cosplay?

El término inglés cosplay es el resultado de juntar las palabras costume (‘disfraz’) y play (‘juego’). Así, en una traducción literal, podría decirse que se trata de un juego de disfraces. Pero aunque la idea básica sea esa, no es así exactamente.

En realidad, el cosplay consiste en caracterizarse y actuar como los personajes, ya sean protagonistas o no, de libros, cómics, videojuegos, películas o series. Eso sí, todos ellos con un denominador común: la estética manga, anime, de ciencia ficción o fantástica.

Origen

Llama la atención que los pioneros de este movimiento y, por tanto, los primeros cosplayers —así es como se denomina a quienes practican cosplay— eran estadounidenses y no japoneses, como se tiende a pensar. Coincidiendo con la primera Convención Mundial de Ciencia Ficción, celebrada en Nueva York en el año 1939, Forrest J. Ackerman, autor y editor del género, y su compañera, Myrtle R. Jones, acudieron al evento ataviados con unos trajes futuristas inspirados en la película Things to come (La vida futura, 1936). “Morojo”, alias con el que se conocía a Myrtle en el mundillo ci-fi, fue la encargada de confeccionar los trajes, por lo que puede presumir de ser, además, la primera cosmakercosplayer que patrona y cose su propia indumentaria— de la historia. La idea parece ser que gustó, puesto que en las convenciones posteriores el número de cosplayers fue aumentando de manera paulatina.

cosplay-ackerman-jones
Forrest J. Ackerman y Myrtle R. Jones en la Convención Mundial de Ciencia Ficción de 1939

No obstante, el actual auge mundial del cosplay sí que se sitúa en Japón, país en el que se acuñó el término (kosupure = cosplay). El responsable de ello fue Nobuyuki Takahashi, quien, tras asistir en 1983 a la Convención Mundial de Ciencia Ficción en Los Ángeles, publicó un artículo sobre el tema en la revista nipona My anime, bautizando a este “arte” como tal.

Sin embargo, el gusto por vestirse de personajes de ficción no sorprendió a los japoneses, ya que ellos mismos llevaban haciéndolo desde la década de los 70, aunque, en su caso, sacados del manga y el anime, géneros autóctonos. Estos se reunían anualmente en el mercado de cómics de Tokyo (más conocido como Comiket) o en entornos universitarios. La proliferación de revistas, cómics y series de dichas estéticas no hizo más que aumentar entre los nipones la fiebre por el fenómeno cosplay, hasta el punto de convertirse en una auténtica subcultura urbana en los años 90, algo que aún perdura a día de hoy.

cosplay-anime-japón

El aterrizaje masivo en Europa de videojuegos, cómics y series animadas japonesas desde la década de 1990, junto con los ya populares norteamericanos, supuso la aparición de una legión de fans deseosos de emular en la vida real, aunque solo sea por unas horas, a los protagonistas de los mismos, de ahí que la moda del cosplay no tardase en extenderse por todo el continente. No obstante, en lo que respecta a España, el boom del movimiento es bastante reciente.

De hobby, cosplayer

Como comenté un poco más arriba, los aficionados al fenómeno cosplay reciben el nombre de cosplayers; y aunque sus adeptos son en gran medida adolescentes y universitarios, cada vez son más los adultos que se suman a esta moda. Eso sí, todos ellos lo hacen por amor hacia sus personajes favoritos, es decir, por hobby, ya que solo unas diez personas en todo el mundo se dedican a ello de manera profesional. La española Morgana es una de ellas.

Y es que a pesar de que tradicionalmente los cómics y los videojuegos suelen asociarse más a gustos masculinos, parecer ser que en esto del cosplay las mujeres son más aficionadas que los hombres. Aunque también hay alguno que cuenta con numerosos fans, como es el caso de Ursoth.

cosplay-ursoth
Ursoth

Precisamente estos gustos son los que hacen que los cosplayers se decanten por un personaje u otro. Así, los clásicos cómics de Marvel (Capitán América o X-Men), las sagas literarias fantásticas Crepúsculo y Juego de tronos, videojuegos como Final Fantasy o League of Legend o el archiconocido manga Dragon Ball les sirven, entre otras muchas, como fuente de inspiración.

Personalmente opino que la tarea de confección de estos atuendos no debe de ser nada sencilla. Y mucho menos cuando el patrón a seguir se deduce en base a las descripciones y lectura entre líneas de novelas —aunque, por otra parte, dejar volar la imaginación es algo que me encanta—. Por eso no es de extrañar que los cosmakers paseen orgullosos sus creaciones por los festivales. Creaciones que, como no podía ser de otro modo, complementan con todos los accesorios —de nombre props—necesarios para recrear a su personaje con todo lujo de detalles. A esto hay que sumar las verdaderas obras de arte que realizan con maquillaje. Cabe recordar que no todos los cosplayers son cosmakers, ya que muchos optan por comprar su atuendo en lugar de realizarlo ellos mismos.

cosplay-cosmakers

Citas con el mundillo cosplay

Desde sus orígenes el cosplay ha estado siempre vinculado a convenciones o salones dedicados al cómic, a la industria de los videojuegos o a eventos de este tipo en los que la ciencia ficción o la fantasía son las protagonistas. Lógicamente, y a raíz del numeroso público que mueve por todo el planeta, en la actualidad también cuenta con sus propios festivales.

Como no podía ser de otra manera, el Campeonato Mundial de Cosplay (World Cosplay Summit) se celebra en Japón y está considerado una auténtica “fiesta nacional”. Cada verano, desde el año 2003, miles de personajes fantásticos toman la ciudad de Nagoya animando sus calles con coloridos desfiles, convirtiendo sus rincones en improvisados escenarios de instantáneas y, sobre todo, contagiando a los habitantes del buen ambiente que se respira entre los colegas de afición. Eso sí, en el concurso oficial solo compiten las parejas (una por nación) que representan orgullosas a su país tras haber resultado elegidas para tal fin en sus respectivas competiciones nacionales. En la actualidad son alrededor de 30 los países que toman parte en el certamen, entre ellos España. Destacar que en el año 2009 las españolas Bereniç Serrano y Laura Fernández lograron un magnífico segundo puesto por su “puesta en escena” del archiconocido manga Candy Candy. La próxima edición tendrá lugar del 28 de julio al 5 de agosto, así que todavía estás a tiempo ;).

cosplay-serrano-fernández-2009
Bereniç Serrano y Laura Fernández recibiendo el premio

Este año, la pareja que representará a nuestro país en el campeonato será la formada por Ana Malpica y Eva Escudero. Su estilismo, sacado de la película de animación La princesa Mononoke, las ha hecho vencedoras de la fase clasificatoria, celebrada en Barcelona de forma paralela a la pasada edición del Salón del Manga de la ciudad condal. Pero en esta cita obligada para los amantes del cómic japonés también se selecciona a los cosplayers españoles que acudirán a los principales certámenes europeos, como el European Cosplay Gathering, la Eurovisión del cosplay.

cosplay-taifu
Taifu, representante de España en esta edición del European Cosplay Gatherin

Por su parte, el representante para el Cosplay World Masters, organizado por nuestros vecinos portugueses, sale de EsteponGO!, festival de manga celebrado en la localidad malagueña de Estepona.

Todos estos eventos de cosplay, al igual que el resto, tienen en común una serie de actividades “fijas” en su programa: desfile de participantes (inscritos oficialmente), sesiones fotográficas con profesionales y concursos en diferentes categorías (mejor indumentaria, originalidad…).

En nuestro país, el Festival Internacional del Cómic de Barcelona (de los más destacados a nivel mundial en su categoría), la madrileña Japan Weekend (celebrada este pasado fin de semana) o la Heroes Comic Con Madrid, son algunos de los eventos que organizan de forma paralela concursos de cosplay. Pero además, festivales como Metrópoli (su Comic Con es una de las más importantes de España), o Celsius 232, ambos en Asturias, también ofrecen charlas y talleres que permiten a los asistentes profundizar en las técnicas del cosplay y perfeccionar así sus caracterizaciones.

 

En resumen. Sin ninguna duda, el cosplay es todo un arte y como tal requiere su tiempo y dedicación. Esa es la conclusión a la que llego tras investigar por encima las principales características de este fenómeno, original para algunos (entre los que me incluyo), friki para otros. Si quieres estar al tanto de los principales festivales literarios que incluyen eventos cosplay entre sus actividades, solo tienes que visitar El ágora de las letras.

© Cristina P. García • El ágora de las letras